Salt, una pequeña joya

Salt, una pequeña joya

Tú dejarás todas las cosas que amas

más entrañablemente; y este es el dardo

que el arco del exilio primero saeta.

Tú probarás cuán amargo

es el pan ajeno, y cuán dura es la calle

de subir y bajar por ajena escala.

Dante, Paraíso, Canto XVII, Versos 54 – 60.

Dentro del género literario de la prosa existen diferentes tipos de narraciones entre las que destacan el cuento, la novela, el mito, la leyenda, la fábula y la crónica. La más conocida y extendida en la actualidad es la novela, aunque no siempre fue así. Durante la época antigua la novela apenas existía y el mito, la leyenda y la fábula copaban los puestos más altos de popularidad dentro de la prosa. Pasado el tiempo, dentro de la época medieval, la crónica ocupó la primera preocupación dentro de los prosistas para pasar al cuento en la edad moderna y finalmente a la novela en la época contemporánea. Con esta simple premisa únicamente queremos mencionar la cantidad de estilos dentro de un mundo que consideramos monolítico, el de la prosa y la novela.

Primordia-1Dentro del videojuego, este estilo también ha calado hondo y consideramos dentro de las características que hacen a un juego bueno o malo su extensión. Sin embargo no consideramos juegos pequeños como grandes juegos por esta simple cuestión. El mundo independiente y especialmente el ámbito de las competiciones, “Gamejam” y “Speedrun” ha dado un nuevo sentido a esta cuestión y ha conseguido realizar pequeñas joyas de escasa duración que ha llamado poderosamente la atención al público como el título patrio Gods Will Be Watching (Deconstructeam, 2014).

En esta pequeña entrada nos ocuparemos de otra pequeña cápsula jugable que nos ha llamado terriblemente la atención y ha quedado alojada en nuestro subconsciente con fuerza, a pesar de esos escasos quince minutos de duración. Nos referimos a Salt (Wormwood Studios, 2013), una aventura gráfica tradicional con interfaz point & click realizada bajo el aspecto gráfico del pixelismo y fabricada por los mismos autores del genial Primordia (Wormwood Studios, 2012). Esta aventura gráfica tradicional nos sumerge, nunca mejor dicho, en el naufragio de una expedición científica en la Antártida que tuvo lugar en el año 1845 y que es conocida como la Expedición perdida de Franklin. La cual, tras sufrir una serie de descalabros, quedó finalmente perdida y encallada en las costas antárticas sin que pudiera sobrevivir ninguno de sus integrantes.

 La tragedia es uno de los elementos centrales del pequeño título. La historia es realmente conmovedora y realmente destacable, ya que los apenas quince minutos que se extiende en el tiempo quedarán ligados a ti de una manera tan fuerte como cualquier otro título de más duración y presupuesto.

Este último detalle es otro de los elementos que deseamos destacar de este título. El juego es completamente gratuito y se puede descargar desde la propia página web de sus creadores. La propuesta no es comercial, este pequeño detalle permite que la narrativa y la mecánica no tengan que amoldarse a ningún tipo de gusto o demanda en particular del potencial público porque no planean ganar dinero con él. Esto, como hemos mencionado, permite o abre una nueva serie de posibilidades como plantear esta historia, realmente trágica, como jugable. Elemento al que se adhieren todos los demás aspectos del juego como las frases del personaje -en perfecto inglés-, las acciones a desarrollar o el propio color del juego, de un gris que acongoja. Todos ellos ligados a la perfección resultando en una mezcla perfecta. De hecho, su historia podría dar de sí como justificación de otras entradas sobre el papel del jugador y las consecuencias de sus acciones frente al personaje, reflexión que dejaremos para más tarde.

BE-shot2

La propuesta gratuita no es nueva y los autores del título ya lo han realizado anteriormente con títulos como Beacon (Wormwood Studios, 2012) o Like a Raisin in the Sun (Wormwood Studios, 2011) por parte de Wormwood Studios y en el caso de otro de los creadores de Salt, Ben Chandler, miembro de Wadjet Eye Games, el muy recomendable PISS (Ben Chandler, 2013) o el no menos bueno ^_^ (Ben Chandler, 2012). Todos ellos dentro del mundo de las aventuras gráficas tradicionales de “point & click” con estética pixelada que nacieron utilizando el motor de desarrollo AGS e implementado historias diferentes y alternativas a las que hemos venido disfrutando en el género tradicionalmente. Todos ellos creadores de títulos exitosos como el ya mencionado Primordia o el reciente Blackwell Epiphany (Wadjet Eye Games, 2014), pero que en sus ratos libres deciden crear estas pequeñas joyas gratuitas para el disfrute general del público.

Sin duda alguna, estas pequeñas joyas son intervalos preciosos para el acostumbrado a los grandes juegos. Pequeños bocados de genialidad que permiten al jugador que no tiene el tiempo necesario para invertir en un juego extremadamente largo que disfrute de un pequeño título que en menos de veinte minutos esté completo y que ofrezca a éste lo que ha venido a buscar, en el caso de las aventuras gráficas, unos buenos puzles y una gran historia, como es el caso de Salt de Wormwood Studios.

Artículo relacionado