¿Se le ha subido la fama a la cabeza a la industria del videojuego?

¿Se le ha subido la fama a la cabeza a la industria del videojuego?

Es una pregunta que me asalta viendo el actual panorama de la industria con respecto a los jugadores

[dropcap size=big]U[/dropcap]na reflexión muy complicada. Estas últimas semanas no hago más que decepcionarme al leer cada noticia que sale y tiene que ver con el mundo de los videojuegos. Ya nos han dicho que la industria del videojuego mueve a día de hoy una millonada de dinero alrededor del mundo, y que incluso se puede equiparar a la del cine. También nos han dicho que es una industria joven, a la que todavía le queda mucho camino por delante.

Ambos conceptos me han llevado a pensar una cosa: ¿puede ser que a la industria se le haya subido la fama a la cabeza? No es descabellado pensarlo. Es una industria joven y en los últimos años ha alcanzado una popularidad e importancia increíbles. Muchos de los veteranos del mundillo se sorprenden todavía – aunque se lo vieran venir – del cambio de visión que ha sufrido el mundo de los videojuegos.

Quote-1Cada día, al entrar en diferentes medios de todo el mundo encuentro – mínimo – una noticia que hable de sacarles el dinero a los jugadores con algún tipo de artimaña. Con las consolas de las dos últimas generaciones la industria ha encontrado la forma de sacarle el dinero a los jugadores de una forma casi invisible: los DLC. Con PlayStation 3 y Xbox 360 podíamos decir que esto no estaba del todo popularizado, ya que las cosas que se ofrecían eran muy accesorias: aspectos extra para personajes o armas. Pero ahora, con las consolas de nueva generación, la evolución del sistema DLC ha sido salvaje, llegando a ofrecer nuevos capítulos para la historia del juego que tocase.

Esta práctica no se ha quedado ahí. Podemos llegar a entender el apoyo y contenido extra que aportan a los juegos las desarrolladoras, pero nos hemos encontrado noticias de DLC’s que están acabados incluso antes de que el juego salga al mercado. Estamos hablando de que las compañías están ya pensando en cómo sacarle el dinero al jugador sin ni siquiera dejar que tengan el juego entre las manos.

La actitud que la industria está teniendo con respecto a los jugadores deja muchísimo que desear y parece que quiera abusar de su posición, ahora privilegiada, para explotar la confianza que los usuarios han depositado en el mundo de los videojuegos. Ya no somos tan pocos los aficionados al ocio electrónico, pero los que somos, estamos siempre a hierro. A cambio solo recibimos juegos a medio terminar o con numerosos fallos. Todos recordamos el caso de Assassin’s Creed Unity o el reciente de la versión de PC de Batman: Arkham Knight. De hecho de este último estaban más preocupados de vender la edición coleccionista que de pulir los errores de su versión más potente.

Frame

Las prácticas cuestionables de la industria no acaban ahí, ya que podíamos decir que estas son hasta las más leves. No hemos hablado aún de las remasterizaciones que parecen estar hechas en cadena, o de los pases de temporada, los cuales parecen ser una evolución lógica de los DLC, solo que camuflados de exclusividad, cuando en realidad es pagar por lo mismo que los demás, solo que con un poco de descuento. El último capítulo de este culebrón viene con el pase de temporada de Star Wars Battlefront, el cual tendrá un precio de 50€. Pero este no ha sido el único sablazo que hemos sufrido, con Batman: Arkham Knight también ocurrió algo de lo mismo.

[button link=”http://www.gamestribune.com/opinion/se-le-ha-subido-la-fama-la-cabeza-la-industria-del-videojuego/2/” type=”big” color=”teal”]Página 2 »[/button]

Artículo relacionado