Soy una chica y juego tan bien como tú

Soy una chica y juego tan bien como tú

Hace un tiempo, mientras jugaba online a The Last of Us, un grupo, y digo grupo porque entre tanto grito era muy difícil saber si quienes hablaban eran dos jugadores o más, decidió que no era posible que mi voz femenina se correspondiera al personaje que les había matado varias veces, y comenzó a atacarme con frases dignas de un hombre de las cavernas, de un chaval de los de Hermano Mayor. «“Eres una puta, ve a que te den por el culo bien”». «“Te voy a matar, voy a ir a tu casa y te voy a matar, que a mí no me gana una tía como tú”». A mí me dio la risa, me salí del grupo y volví a buscar partida, y no volví a acordarme hasta que, de casualidad, hace nada vi en Youtube cómo una chica que aprendía a jugar a LOL era juzgada, insultada y ridiculizada porque claro, a ver por qué iba a jugar una chica a videojuegos en esta época en la que vivimos, donde esté una buena cocina con una escoba ergonómica y un recogedor bonito que se quite lo demás. O mejor, con un palo con helechos secos atados, que a ver si nos vamos a acostumbrar a la comodidad de no tener que encorvar la espalda para fregar.

The-Sims-3Es evidente que las chicas jugamos a videojuegos. Y repito e insisto: jugamos, no nos frotamos con el mando llevando un traje ajustadísimo de R2D2 que no deja nada a la imaginación. O bueno, podríamos hacerlo, pero en la mayoría de las ocasiones somos como tú y jugamos en pijama o en chándal, con un moño, las gafas –gafas de verdad, no esas de plástico, que de tanto mirar a la pantalla una desarrolla problemas visuales- y unas patatillas de jamón al lado.
Muchos chicos que he conocido se sorprendían al decirles que me gustaban los videojuegos, para luego cambiar totalmente su expresión y soltar un “ah, claro, a los Sims y tal”, muy convencidos de que, al ser una chica, jugaría a crear una familia virtual y a decorar una casa. Y ojo, no voy a criticar a nadie que juegue a los Sims, pero, ¿cuál es el motivo que me legitima a tener los Sims y no uno o varios Call of Duty? Justifica tu respuesta.

Hace unos meses, en marzo de este mismo año, Sennheiser publicó un estudio que derribaba todos los mitos confirmando que, mientras un 53% de los hombres son gamers, un 47% de las mujeres también lo son. Y gamers de las de verdad, no del Just Dance, ya que además un 11% de esas mujeres también diseñan videojuegos, y un 3% los crean, estadísticas que dejan bastante claro que la mujer está cada vez más presente en este mundo tan masculinizado.

true-gamer-girl_rmw5

Un claro ejemplo de este estudio es la youtuber viguesa Sara Piñeiro, más conocida como Sarinha, cuyo canal ha superado el millón de suscriptores. Lo habéis leído bien, un millón, como si casi toda Barcelona estuviera ahí pendiente de sus aventuras en Minecraft o Call of Duty.
Y no sólo ella, en España un grupo de blogueras y periodistas han creado True Gamer Girls, un magazine online en el que reivindican la presencia femenina gamer con una frase muy potente: «“porque las gamer girls no jugamos posando como actrices porno, ni lamemos mandos, ni nos ponemos Gameboys en el coño. Lo siento, chicos”». Os estaréis preguntando el por qué de este claim, y es porque True Gamer Girls nació como respuesta a Gamer Girls, magazine dispuesto a mostrar mujeres muy ligeras de ropa con un mando entre las manos como si de un vibrador se tratase. Curiosamente, varias de las críticas que han recibido al respecto han sido precisamente por ir en contra de eso y mostrarnos tal y como jugamos, con las manos llenas del colorante de los Doritos y cabreadas por tener dificultades para matar al Demonio de Aries del Dark Souls.

photo-mainPero ojo, no os escandalicéis todavía, porque lo que han tenido que aguantar las chicas de True Gamer Girls no es nada comparado con lo que sufrió Anita Sarkeesian, que creó una campaña en Kickstarter para desarrollar una serie de vídeos en el que analizar los estereotipos femeninos no sólo como jugadoras, sino también como personajes. Alcanzó su primer objetivo económico en menos de veinticuatro horas, ya lleva más de 150.000 dólares recaudados, ha publicado sus vídeos bajo el título Tropes vs Women en Youtube, y hasta ha recibido amenazas de muerte. Suena a locura, y efectivamente lo es, porque sin haber publicado siquiera su serie documental ya estaba siendo víctima de un acoso cibernético a escala mundial por defender el rol de las mujeres en los videojuegos y analizar la eterna estética de chica sexy o dama en apuros.

Estos son sólo pequeños casos que muestran lo que ocurre día a día cuando se manifiesta de forma abierta el gusto de una mujer por las consolas, lamentablemente tenemos que soportar desde acosos a amenazas por parte del sector masculino más arcaico y machista en pleno siglo XXI, algo que, sinceramente, me avergüenza, y no puedo alegrarme más al ver que diversas compañías están empezando a tomar medidas contra esto, como ocurrió recientemente en un torneo de Starcraft en el que un usuario fue descalificado por publicar un tweet ofensivo en el que exponía que «”voy a violar a una chica y volveré en un rato”», refiriéndose nada más y nada menos que a su oponente. ¿Habría escrito algo similar si su rival fuese un hombre?

Como ves, una vez que eres consciente de las críticas que recibimos algunas chicas por algo tan sencillo como jugar a un videojuego, seguro que ya no te sorprende tanto que aquel grupo de energúmenos me hubiera gritado de todo cuando jugué contra ellos al online de The Last of Us. Y es que triste y vergonzosamente, todavía hay personas que creen que nuestro sexo define nuestras capacidades y gustos, que por tener tetas y vagina estamos destinadas a pasar nuestro tiempo libre o incluso a trabajar en unos campos concretos que no pueden mezclarse con los de los hombres. Déjame decirte que no, soy una chica, me gustan los videojuegos y puedo jugar tan bien como tú.

Texto escrito por Romina Figueira.

Artículo relacionado

  • Léál Délflów Ígnácíó Mátiás

    nombre jodido (hola amantes de la X.X)pdt; esta bien lo admito soy bueno en los juegos de shoteer pero hay mujeres mejores que yo y me siento algado y ofendido, estaba jugando the last hiva con una racha de 12 10 2 (12 muertes,10ejecusiones y 2 muertes) hasta que me matouna mujer, eso no fue lo malo si no que me mato de un disparo a la cabeza, me senti algado por que una mujer me mato y ofendido por que me mato de un disparo, y ahora somos mejores amigos ;v esa es mi historia

  • Ricardo Fernández Torres

    A mi me vas a contar… Mi hermana me sigue ganando al Super Smash Bros… *suspiro melancólico*

  • @crisims cierto, yo paso mucho tiempo jugando a Theme Hospital y eso no me hace menos gamer, como bien dices. A mí también me indigna que se nos tache de muchas cosas absurdas y sin sentido sólo por ser chicas, espero que con el tiempo, como comentas, esto se normalice y no tengamos que dar explicaciones por nada.

  • Crisims

    Muy buen artículo, aunque realmente me indigna que exista esa percepción de las chicas gamers sexys, como bien describes en el texto. Igual que, en el caso de los tíos, el ser gamer está más o menos normalizado en la sociedad, y ya no resulta tan raro confesar en público que juegas a videojuegos, también se debería normalizar esto para las chicas. Ah, y por hacer una puntualización: las chicas gamer podemos perfectamente jugar a los sims al mismo tiempo que al GTA, Dark Souls y Final Fantasy. No por ello somos menos gamer :)

  • @revoc sí pero no xD Está claro que hay chicas que para conseguir visitas y fama venden su cuerpo, pero tampoco lo veo mal siempre y cuando sea lo que ellas quieran hacer. La cuestión es que se nos meta a todas en el mismo saco y se considere que ninguna sabe jugar porque Fulanita no tiene ni idea de lo que es un cable HDMI y sólo lo usa para lamerlo de forma erótica. Es como si yo pensara que como el de Bricomanía construye muchas cosas cualquier hombre podría montarme un cenador para el jardín.
    Lo que comento es que no por ser chicas absolutamente todas vamos a jugar con coletitas y enseñando teta, algunas lo harán, sí, pero también tenemos derecho a existir las demás.

    Un saludo y gracias a todos por comentar.

  • @drecio veo que no eres el único que cree que esto sucede sólo en el ámbito español, aunque siguiendo el caso que expongo de Anita Sarkeesian casi podría confirmar que está bastante más extendido, ya que el acoso que sufrió surgía de diferentes países. Es más, considero que en el ámbito sexista España está bastante más avanzada que otros países, y me refiero a países desarrollados, como por ejemplo Estados Unidos, territorio del que este tipo de comportamientos se dan en muchísimas ocasiones, por desgracia.

    En lo que sí estoy muy de acuerdo contigo es en el tema de la educación, los valores se inculcan desde pequeños y a veces se da muy poco valor a la mujer.

  • @johan-liebhart sé que no es nada nuevo, desgraciadamente, pero no por ello debemos dejarlo estar y considerarlo algo normal, ¿no? En general estoy bastante de acuerdo con tu comentario, también me imagino que el machismo es algo reducido, pero lo que me preocupa realmente es el que yo llamo “machismo encubierto”, esos hombres que se tienen a sí mismos por seguidores de la igualdad entre sexos pero que, sin darse cuenta, sus ideas son más sexistas que las de un señor del medievo. Esos son los hombres que respetan que juguemos a videojuegos, pero nos saltan a la chepa cuando nos quejamos de que otros nos insulten por ello porque “lo vamos buscando cuando jugamos con escote o faldita”.

    En fin, como tú dices, lo bueno de esto es que en el futuro será algo muchísimo más habitual y habrá menos problemas (o eso se supone).

  • Revoc

    Haciendo de abogado del diablo diré que muchas chicas alimentan ese sexismo, en este caso en los videojuegos. La famosa foto que nombras de la chica vestida de “R2D2 (arturito)”, las fotos de chicas chupando mandos :/ o desnudas con la consola entre las piernas.

    Son verdaderas jugonas? posiblemente no, pero no deja de ser una forma de potenciar esa imagen que las denigra a ellas mismas, supongo que es por falta de amor propio, mezclado con la falta de auto crítica.

    No me olvido de la falta de educación y respeto de los hombres, pero quería dar otro punto de vista.

  • @ashthedragon lo que cuentas de las tiendas físicas me da vergüenza ajena, la verdad. Es como esos dependientes que se toman a mal que una niña quiera construir naves espaciales de Lego, ¿cuánto tiempo tiene que pasar para que se vea normal que las mujeres hagan lo mismo que los hombres?

  • Ya que esta el tema del online de The Last of Us, yo estuve en una especie de clan donde había varias mujeres que eran miembros y las tratábamos por igual. Ese no era el caso en cuanto a la gente que nos enfrentábamos, que al oír hablar a las chicas las insultaban y llegaban hasta el acoso por mensajes privados.

    Esta claro que este tipo de comportamiento solo lo he encontrado en el usuario español, los extranjeros no las decían nada e incluso si una partida era buena las felicitaban. Este tipo de comportamientos es por falta de educación y en las casa españolas enseñan muy poca. No hay juego online en el que te encuentren a un español y te ponga verde por ganarle, si esto le añades que le gana una mujer llegamos ya a improperios dignos de un retrasado mental.

    Hace falta mas educación y sobre todo erradicar el machismo de nuestra sociedad.

  • Johan Liebhart

    Pero esto no es nada nuevo, Romina. Lo que sucede es que en España se nos juntan varios factores.

    El machismo está presente en el día a día, aunque gracias a dios cada vez menos. Lo vemos conduciendo por la calle a diario «¡Mujer tenías que ser!». Lo vemos en política ¿alguien recuerda al ministro japonés que le dijo a una compañera que debería estar teniendo hijos?. Y lo vemos, por supuesto, en internet. Donde el anonimato es el perfecto escudo para dejar de un lado la hipocresía y lo socialmente correcto para dar paso a los animalitos que muchos llevan (o llevamos) dentro.

    Pero no es nada alarmante, y ahora te explicaré por qué. Como bien dices, a pesar de que se genera mucho ruido con este tema, luego resulta que las cifras y los estudios están del lado del sentido común y la igualdad. Las chicas “gamer” son un alto porcentaje, las hay que diseñan videojuegos e incluso reúnen grandes cantidades de dinero en poco tiempo. Dinero que, te aseguro, viene también de hombres que no tienen ningún problema con las féminas jugando a la consola.

    Esto significa que somos muchos más los que no tenemos problemas con el sexo (ni con la sexualidad) de nuestros compañeros de batallas. Pero también significa algo que en su día dijo Reverte —y posiblemente alguien antes que él—. El español odia más que ama. Cuando algo no le gusta, hace mucho ruido. Cuando algo le gusta, guarda silencio. Así que aunque haya mucho ruido, viene de muy pocos.

    Y seguramente nuestros hijos e hijas no tengan que sufrir a los cromagnones que pueblan hoy la red. Aunque quién sabe.

  • ashthedragon

    Bravo! Muy buen artículo. Como mujer jugadora, igual que tu, también he sufrido algunos ataques por el hecho de serlo, aunque mas que jugando online ( donde nunca pongo el micro, en parte por esto, en parte por que mi conexión es mierda y si conecto el micro se me corta el juego) me ha pasado en tiendas físicas donde los dependientes, al verme entrar al establecimiento, corren a preguntarme si pueden ayudarme a “encontrar un juego apropiado para mi o para quien lo vaya a regalar” o peor, si en caja me ven con algún juego corren a ” avisarme” de que el juego que he tomado no funcionaría en “tu nintendo DS” . Eso siempre me ha cabreado muchísimo.