¿Los videojuegos se ven eclipsados por su merchandising?