Yo seré tu escudo

Yo seré tu escudo

Durante nuestros años como jugador, lector o cinéfilo, nos hemos podido encontrar con distintos personajes que de alguna forma u otra nos han marcado y hemos podido establecer un vínculo con ellos. Y, obviamente, no nos podemos esperar ese momento en el que nuestro personaje va a desaparecer para siempre, ya sea a manos de un malvado adversario que quiere ver al protagonista de la obra muerto, o de la forma que causa un mayor impacto para nosotros, como un peón impotente que no puede hacer nada para evitarlo: el sacrificio. Siempre por un bien mayor o por un motivo increíblemente noble, distintos personajes en el mundo de los videojuegos han puesto su vida en juego para conseguir que el protagonista y otros miembros del equipo alcancen su meta o prosigan con su objetivo, o evitar que el antagonista de turno consiga su propósito o, al menos, retrasarlo un poco.

Estos sacrificios no han sido siempre en forma de perder la vida, pero sí nos han reportado emotivos momentos en los que pensábamos que nunca volveríamos a verlos.

Vamos a dar un pequeño paseo por aquellos personajes que se sacrificaron por nosotros, dándoles un cariñoso homenaje y recordando aquel momento y como nos hicieron sentir cuando vimos su caída. Y no olvidéis, se vienen una multitud de spoilers que os reventarán juegos que quizá todavía no habéis terminado, ¡tened cuidado!

  • Palom y Porom (Final Fantasy IV)

01Empezando la lista, tenemos a los gemelos más pesados de la historia de los juegos de rol. Palom y Porom, mago blanco y mago negro respectivamente, desconfiaron de Cecil desde su primer encuentro con el caballero oscuro y quedaba patente en su continuo desprecio, su egoísmo y pedantería para con el protagonista. Sin embargo, desde el momento en el que Cecil consigue convertirse en paladín, redimiéndose así de sus pecados y acciones pasadas, los gemelos van cambiando poco a poco su actitud y la nuestra, creando un vínculo especial con ellos, como queriendo protegerles, como si fuéramos su hermano mayor.

Es por este motivo, por el que el momento en el que Palom y Porom demuestran su madurez y nos devuelven todo el cariño es, probablemente, uno de los más difíciles de olvidar. Tras nuestra pelea contra Cagnazzo, uno de los demonios controlados por Golbez, caemos sin poder evitarlo en una trampa, en la que estamos encerrados y las paredes amenazan con aplastarnos y acabar nuestra aventura. Sin una salida clara, los gemelos deciden hacer un acto que los llena de nobleza: Lanzar Piedra el uno al otro para petrificarse y parar el avance de la trampa.

Los “gritos” de Cecil y compañía se mezclaban con los nuestros, viendo que no podíamos hacer nada para poder revertir la transformación y que se quedarían como estatuas para “siempre”. Sin embargo, nada conseguiría que volviesen con nosotros. Más tarde, podemos descubrir que los gemelos han sido curados de su petrificación voluntaria y nos ayudan para evitar la destrucción del mundo. Aun así, el sacrificio de Palom y Porom en aquel momento de la historia es inolvidable y pasarán a la historia de los videojuegos como dos grandes violentos.

 

  • Mareg (Grandia II)

02Como algunos ya sabréis, Grandia es un juego al que le tengo un cariño especial y, obviamente, cuando descubrí que una segunda parte estaba en camino no podía estar más feliz. Sin embargo, a pesar de no cumplir las expectativas que tenía gracias al primer título, tuvo momentos increíbles y uno de ellos relacionados con Mareg, uno de los personajes más rudos y fuertes que podíamos encontrar en el juego.

Desde el momento en el que se une a nuestro equipo, contamos en nuestras filas con un personaje increíblemente fuerte, que confía en su fuerza bruta para hacer el mayor daño posible. A pesar de poder intuir que este personaje no acabaría del todo bien, no podíamos pensar que sería de esta forma.

En uno de los momentos del juego, viajaremos a la luna de Valmar donde tenemos que destruir a Zera, uno de los antagonistas del juego detrás de la resurrección de un malvado demonio. Sin embargo, enemigos se apelotonan a nuestro paso y Mareg acaba sacrificándose para que el grupo pueda volver sano y salvo a la Tierra. Lo que hace más dura esta escena es que tras la fachada de tipo duro e inalcanzable, este rudo personaje consiguió hacer que Tio –una androide que se une a las filas del grupo- entendiera el verdadero significado de la humanidad gracias a sus compañeros de viaje.

 

  • The Boss (Metal Gear Solid 3)

03¿Quién no conoce Metal Gear Solid? Una de las grandes sagas de la historia de los videojuegos ha tenido los momentos más emotivos que hemos podido vivir. Pero sin duda, uno de éstos ha sido protagonizado por The Boss, mentora de Naked Snake, uno de los héroes más grandes que Estados Unidos –y Konami- ha podido crear.

Empezando la historia, el juego nos sitúa a The Boss como una traidora a su patria, dándonos a entender que le ha dado la espalda y ahora está aliada con los rusos, a los que les “regala” misiles nucleares para iniciar un ataque contra Estados Unidos. Nosotros, en nuestro papel de Naked Snake, tenemos que pararle los pies mientras las pasamos canutas. ¿Cuál era la sorpresa? Una que, quizá, no estábamos preparados para soportar.

The Boss, habiendo cumplido su servicio con creces, había actuado como agente doble, sabiendo que la única forma que tenía de acabar era con su muerte. Y no de manos de cualquiera, sino de manos de su propio discípulo. La lucha final es una pelea en el que no sólo se intercambian golpes, también sentimientos, vivencias, madurez y un posible amor. El sacrificio de The Boss es uno que ha conseguido que los jugadores más duros hayan derramado una lágrima gracias a uno de los mejores monólogos finales que recuerdo.

 

  • Maiden Astraea (Demon’s Souls)

astraeaMi amor por la serie Souls es inexpugnable. A día de hoy, es uno de los juegos que más disfruto, ya sea rejugando al original o volviendo a visitar cualquiera de las dos entregas de Dark Souls. Aquellos que han podido jugarlo, sabrán que su historia está llena de sacrificios y muerte –siempre que encontremos todas las piezas del enorme puzle que construyen cada una de las entregas- pero sin duda, una de las que más me emocionó fue la de la Dama Astraea.

No se sabe exactamente cuál es la razón por la que Astraea se transformó en uno de los demonios más “poderosos”, siendo su alma una de las más impuras. La Dama decidió sacrificar su humanidad para proteger a todos los cuerpos que habían quedado marcados por la enfermedad, en especial, a los recién nacidos que fueron sacrificados para evitar que se propagase más. Por si esto fuera poco, uno de los caballeros más poderosos que existían en Boletaria, Garl Vinland, se quedó a su lado para protegerla e intentar traer al lugar una nueva era de paz.

Tal es el punto de protección y dedicación, que si matábamos en primer lugar a Garl, podíamos andar hacia Astraea, momento en el que ella se suicidaba porque no quería soportar más dolor. La Dama Astraea tiene una de las historias y trasfondos más tristes de la serie Souls y sus diálogos dan parte a uno de los momentos más memorables del juego:

«Este es nuestro hogar.
No te hemos hecho ningún daño.
Dios, ten piedad.
¿No es tu abandono suficiente castigo?
¿Cuánto más debemos soportar este cruel destino?
Dios cruel… ¿Qué más puedes arrebatarnos?
Querido Dios… Eres demasiado cruel.
Nos has abandonado… ¿No es suficiente castigo?»

  • John Marston (Red Dead Redemption)

johnmarstonLa familia siempre es lo primero. Y si no que se lo digan al protagonista de las dos entregas de Red Dead, en el que ha tenido que desenfundar sus revólveres en más de una ocasión. Pero no fue hasta el final de su excelente segunda entrega en el que encontró su fatídico destino.

La historia de John, un forajido que pretende ganarse la vida haciendo diferentes trabajos pero que, más temprano que tarde, se ve envuelto en una oscura trama que sólo tiene un único final. Tras la muerte de Dutch, el último objetivo de Marston, y tras la advertencia que el gobierno encontraría un nuevo “monstruo” con el que pagar sus deudas, nuestro protagonista vuelve a su granja en la que reside junto a la familia.

Más tarde, John debe frenar el ataque de Ross y los agentes del gobierno. Sin embargo, sabe que la única posibilidad de que su familia se salve es conseguir que ellos salgan antes y él se quede como chivo expiatorio, recibiendo las múltiples balas que tenían marcadas su nombre.

Años después, su hijo Jack consigue vengarse, dándole un descanso final a su amado padre y logrando, de esta forma, que el sacrificio de su padre no haya sido en vano.

 

  • Protagonista (Persona3)

persona3Normalmente, cuando pensamos en un JRPG nos imaginamos al clásico personaje estereotipado, guerreros que luchan contra demonios en entornos fantásticos. Sin embargo, Persona3 nos presenta a unos estudiantes cualesquiera, con sus preocupaciones y personalidades que no sólo tienen que lidiar con su vida estudiantil, también tienen que evitar que unos demonios conocidos como Sombras acaben con la humanidad. Para ello, los protagonistas tienen el poder de usar a los Persona: una proyección de su personalidad.

La historia de Persona3 nos ponía en la piel de un joven –sin nombre pero que más tarde en distintas adaptaciones se le dio el nombre oficial de Yuki Makoto- que descubría que tenía el poder de invocar a los Persona la misma noche que llega a su nueva residencia para estudiantes. ¿Y cómo lo consigue? Disparándose en la cabeza con una pistola especial que rompe las barreras del subconsciente. Con esta premisa, podemos intuir que la historia no acabará precisamente bien.

Nuestras dudas se ven resueltas en los momentos finales del juego. La derrota de Nyx tiene un pago demasiado caro: la vida de nuestro protagonista. Sin embargo, sólo hay una forma de acabar con Nyx de una vez por todas, y es que Yuki use su Persona definitivo para formar el Gran Sello con el que evitar que la Hora Oscura vuelva a suceder. Pero, como no, todo tiene un precio. La memoria de todos los personajes es completamente borrada y sólo Aegis, la robot, se acuerda de él. El momento trágico viene cuando en el momento en el que el protagonista pierde su vida, la memoria de nuestros compañeros vuelve, reuniéndose en el lugar que habían acordado antes de la pelea final.

El sacrificio de Yuki no hubiese sido tan impactante si no hubiese sido por varios motivos. En primer lugar, vivimos la vida de un estudiante cualquiera que acaba tan prematuramente que no estamos acostumbrados, ya sea un personaje de un videojuego o no. Pero lo más duro, es el hecho de que su sacrificio quede anónimo ya que todos se olvidan de que fue él quien lo hizo, aunque en última estancia lo recuerden, un último momento que llega demasiado tarde.

  • Nier/Kainé/Emil (Nier)

kaineNiER fue un juego que pasó con más pena que gloria debido a sus bajas ventas y a las malas críticas pero que, gracias al boca a boca y de todos aquellos que podemos disfrutarlo, se ha ganado un hueco en las estanterías de muchos roleros. NiER fue un juego que nos enseñó una lección muy dura: No existe un final feliz. Y además, sea como sea, tiene que haber un sacrificio siempre por medio.

El trío protagonista, Nier, Kainé y Emil, tienen en sus manos una dura tarea y como toda tarea difícil, requiere un enorme sacrificio. En primer lugar, Emil, el más joven y el que peor lo pasa durante todo el juego es el primer en caer para evitar que una de las gemelas impida el avance de nuestros personajes hacia el lugar donde el malvado Shadowlord descansa. Para evitarlo, el pequeño decide usar todo su poder para llevarse por delante a la gemela, presa de su locura por haber perdido a su querida hermana. El jugador descansa tranquilo al ver que Emil sobrevive, aunque sea sólo como una cabeza rodante esperando reencontrarse con sus amigos.

Pero sin duda, Nier y Kainé tienen la peor decisión de todas. En los finales C y D tenemos que asistir a una disyuntiva que implica fatalidad. Tenemos que elegir si sacrificar a Kainé, el amor de nuestra vida, o si sacrificarnos nosotros, pero con un precio enorme: nuestra existencia se borrará por completo y nadie se acordará de nosotros. Estos sacrificios son, sin duda, lo que hacen enorme a NiER, aparte de ser acompañado por una excelente banda sonora que potencian los, ya de por sí, tristes y emotivos momentos.

 

  • Arisen (Dragon’s Dogma: Dark Arisen)

arisenDragon’s Dogma fue, probablemente, uno de los últimos títulos de Capcom hecho con el cariño de sus primeros juegos. Una historia única, llena de inesperados giros que mantenían al jugador en vilo, un sistema de juego emocionante que bebía de las fuentes de Monster Hunter y también, uno de los más grandes sacrificios, siempre que consiguiéramos llegar hasta el final auténtico.

Las revelaciones sobre nuestra existencia llegan una tras otra, así como las continuas peleas que teníamos que librar, ya fuera contra dragones, criaturas legendarias de toda índole e incluso cayendo a los abismos de una ciudad que alberga los peores monstruos de todos a los que nos enfrentaremos a nuestra aventura. Llegando casi a los orígenes de la existencia del mundo, debíamos encontrar varios fragmentos para atravesar el último umbral que nos separa de aquel que aterra nuestro mundo.

Poco podíamos sospechar que aquel que movía los hilos tras todo lo que ocurría en nuestro mundo era el anterior Arisen, el cuál había conseguido la divinidad haciendo los mismos pasos que nosotros. Tras acabar con él y llegar al trono divino, tenemos la opción de volver a los mundos para ver cómo la gente está conviviendo ahora en tranquilidad, sin embargo y tal como dice la canción del juego: “Acaba con el ciclo del regreso sin fin”. La única forma de librar al mundo de la influencia de un ser superior es acabar con nuestra existencia e impidiendo la regeneración de un nuevo Arisen, así, el sacrificio que tenemos que hacer es acabar con nuestra vida y cortar de raíz el ciclo eterno, dando a nuestro peón la posibilidad de vivir una nueva vida bajo nuestra apariencia pero sin las responsabilidades de quien fuimos una vez.

  • Maxim y Selan (Lufia II: Rise of the Sinistrals)

maxim-y-selanProbablemente, Super Nintendo nos dio auténticos momentazos para recordar una y otra vez gracias a la multitud (y variedad) de juegos de rol que salieron para la consola. Final Fantasy IV fue uno de ellos, pero el no tan conocido Lufia II: Rise of the Sinistrals no se quedó corto en cuanto a darnos un final emotivo, en el que el sacrificio no se hace individualmente.

Siempre que tenemos horas por delante en un videojuego, mostramos una cierta tendencia a empatizar con los protagonistas o, como mínimo, llegar a caernos bien o pensar que no queremos que les pase nada malo.

Maxim y Selan son el claro ejemplo de una pareja que hasta el momento final están unidos el uno al otro, pase lo que pase y sean cuales sean las consecuencias. Tras el último combate en el que acaban con el mal que amenaza el mundo, Selan acaba herida y Maxim, como buen caballero decide quedarse con ella, dejando que sus otros compañeros puedan huir del lugar en paz. Sin embargo, Daos, el antagonista de la historia, consigue juntar sus últimas fuerzas para intentar lanzar la isla donde residían los Sinistrals contra Parcelyte, lugar donde residían.

Finalmente, Maxim consigue parar el avance de la isla a costa de su vida y dejando las frases más bonitas que podemos recordar de un videojuego:

«Estoy cansado. Estoy muy cansado, Selan.
Déjame que descanse a tu lado un poco…»

En un último vídeo, vemos como los amigos y compañeros de viaje de Maxim nos muestran sus últimos pensamientos antes del fin de la historia, dejando constancia de la heroicidad de su compañero caído, mientras dos pájaros sobrevuelan las áreas donde residían sus amigos. Sin duda, un sacrificio que no podremos olvidar nunca.

  • Wander (Shadow of the Colossus)

wanderShadow of the Colossus fue un título grande en PlayStation 2. No solo sus gráficos eran increíbles para la época, la amplitud del mundo, lo diferente que cada coloso resultaba junto a los demás, teniendo cada uno, una forma diferente para aniquilarlos. La música le daba la mano a todo lo que vivíamos en el juego, dándolo un tono épico que ningún otro título hasta la fecha podía conseguir.

Pero la historia de la segunda entrega del Team ICO no se quedaba en una simple matanza de colosos y la palabra sacrificio estaba escrita en ella. Como un misterioso aventurero nos adentrábamos, solemnes, en unas misteriosas tierras cuyo centro es una imponente torre. En ella, una leyenda se escribe en la que aquel capaz de derrotar a los 16 colosos que habitan las tierras, puede ver cumplido su deseo.

Al bajar la torre y poner a nuestra difunta amada en un altar, emprendemos nuestra ardua tarea. Lo que no nos podíamos imaginar era el engaño que se escondía tras esa leyenda. Aquel que consiguiera derrotar a los colosos vería su alma contaminada poco a poco por el poder de un dios antiguo que desea la destrucción.

Al acabar nuestra tarea y convertirnos en aquel dios, los aldeanos de nuestro lugar de procedencia, tras descubrir que el protagonista había robado la espada sagrada con la que se pueden localizar y dañar a los colosos, se dirigen a la torre y consiguen sellar al dios evitando que salga de las tierras, pero a cambio, sellan en su interior tanto al protagonista, como a su amada; protagonista ahora convertido en un bebé con unos misteriosos cuernos.

El sacrificio del protagonista está motivado por el amor, uno de los motivos más puros y por el que la gente es capaz de cualquier heroicidad, aunque esté a costa de nuestra propia vida. No podemos acusar al protagonista de traicionar a su gente, ni siquiera de haber liberado a un malvado dios para poder conseguir aquello que tanto desea. Sea como sea, este sacrificio es uno de los más puros que hemos podido ver en la historia de los videojuegos.

 

De alguna forma o de otra, cualquier tipo de arte audiovisual ha utilizado a estos chivos expiatorios para causar un gran impacto en el jugador, lector o testigo. No son ni mucho menos casos aislados y tampoco hemos hablado de todos los personajes que de alguna forma u otra han dado su vida por un bien mayor –o incluso algunos que le han dado por un mal peor- como puede ser el caso del Comandante Shepard de Mass Effect, muchos de los personajes de Lost Odyssey, Karass de Starcraft o incluso el del propio Sora en Kingdom Hearts cuando se clavó la Llave Espada para salvar a Kairi.

¿Cuál ha sido vuestro sacrificio favorito o el que más os ha hecho sentir?

Artículo relacionado

  • Es que no he encontrado artworks buenos y decentes del original.

  • Que chungos son los rediseños de los personajes para el Lufia de DS. Y el juego en sí también, porque vaya forma de cargarse la historia el original. Ay.

  • Lástima que no completase Lost Odyssey en su totalidad para vivir ese momento… Pero recuerdo la cantidad de muertes y de sacrificios del juego. Daría para toda una tesis.

    Muchas gracias por tus palabras, Juan.

  • Sin duda un gran artículo éste. Me ha hecho recordar muchos grandes momentos delante de la pantalla, pero echo en falta uno que me impactó especialmente. Quizás por el especial cariño que le guardo al juego, o quizás porque no me esperaba que fuese a suceder.

    Hablo de Seth Balmore, de Lost Odyssey.