Cosmic DJ

Cosmic DJ

Cosmic DJ es un juego que, por diversos motivos, no deja indiferente a nadie. Viendo sus vídeos promocionales, lo primero que nos llama la atención es su estética, entre lo cool y lo futurista espacial, con llamativos dibujos de neón entre los que, de pronto, se cuela un perro en imagen real. Todo apunta a que, si hay algo que no falta en este juego, es el humor.

Pero, sobre todo, lo que nos provocaba más curiosidad, es la mecánica de juego que propone. No estamos ante un juego musical como tantos otros. Para ganar en Cosmic DJ no debemos imitar un ritmo preestablecido. En cambio, nuestro objetivo es participar en una jam session en la que crearemos nuestra propia música, que después podremos exportar a mp3 para mostrarla al mundo. Además, viene de la mano de Gl33K, conocidos por dar sonido a grandes juegos, y que esta vez se atreven a hacer de la música, que tanto dominan, el elemento protagonista.

Animados con esta perspectiva, nos enfrentamos al juego. Empezamos conociendo a Steve3, la voz en off que nos va guiando a lo largo de la historia, proponiendo una sucesión de situaciones absurdas que consiguen arrancarnos varias carcajadas. Hay que decir que no hay grandes pretensiones en cuanto a narrativa, aparte de hacernos pasar un rato divertido. Las cinemáticas, narraciones y el tono general del juego encajan correctamente para conseguir este objetivo.

Lo primero que nos explica Steve3 es el uso del secuenciador, con los dos tipos de controles que utilizaremos durante todo el juego. En cada fase, tendremos varios instrumentos y cuatro samples para cada uno de ellos. En el modo grid, podremos colocar marcas para hacer sonar esos samples en cualquier momento del loop. En el modo tap, conseguimos lo mismo, pero usando cuatro botones a modo de teclado musical, para dejarnos llevar por la intuición y nuestro sentido del ritmo.

Lo cierto es que es una sensación agradable meterse en el papel del Cosmic DJ y dominar la galaxia con el poder de nuestra música. El juego se introduce sonidos que adornan y envuelven la melodía que vamos creando y todo fluye con poco esfuerzo. Conforme vamos añadiendo instrumentos, un indicador va aumentando hasta llegar a un punto en que la fiesta se anima y podemos transmitir nuestra jam session.

cosmic-dj-01Los efectos de luz y los cambios en las animaciones, van alimentando la euforia del jugador. Sin embargo, con un poco de observación, nos damos cuenta de que no hay ningún algoritmo para decidir si la música que se crea es buena o agradable al oído. Introducir los samples a ciegas, sin tener en cuenta cómo suenan, nos hace aumentar la puntuación hasta el máximo. Supone una pequeña decepción, ya que esperábamos al menos algún algoritmo básico de evaluación, pero es de suponer que una máquina no puede detectar fácilmente cuándo una música suena bien.

Por tanto, nos conformamos con hacerlo lo mejor posible, dejarnos llevar por nuestro oído e imaginar que todo el éxito es gracias a nuestro don para crear. Al final de cada fase, el juego genera un remix usando las jams que hemos creado. Mientras lo escuchamos, podemos crear la carátula del disco mediante un editor de dibujo bastante básico.

Es cierto que, en el modo casual –activado por defecto-, el juego se encarga de ajustar los tiempos para que el ritmo no se pierda del todo. También la base musical se adapta, tratando de dar un sentido a la creación del jugador. Pero aun así, si no tenemos cuidado, podemos terminar con algo difícil de escuchar. En cambio, si nos esmeramos, puede salir algo bastante presentable, que podemos exportar a un archivo mp3. Esta es la verdadera motivación para hacerlo bien en el juego, terminar creando algo interesante que poder mostrar a nuestros amigos.

En el modo de juego libre, podemos crear nuestra música, eligiendo los instrumentos que queramos, de entre la gran variedad que incluye el juego, usando los mismos controles que en el modo historia. Es interesante y divertido para el aficionado a la música que busque la sencillez. Sin embargo, no es tan atractivo para usuarios expertos, que pueden encontrar secuenciadores mucho más flexibles y potentes.

cosmic-dj-02Los gráficos resultan simpáticos, en consonancia con la historia y el gameplay. Evolucionan en respuesta al avance en el juego y reaccionan a los estímulos de la música. La mayor parte del tiempo no se está atento a ellos, pero sirven de fuente de inspiración y, sin duda, ayudan a definir la experiencia.

No es un juego demasiado largo, ya que consiste en sólo seis fases. El tiempo que se le dedique depende del grado de perfección que busquemos. Cada fase nos puede ocupar desde unos pocos minutos, si no prestamos atención al resultado; hasta una hora, si se busca sacar el máximo potencial de cada instrumento. Aunque hubiéramos esperado algo más en cuanto a mecánicas de juego, no se puede negar que Cosmic DJ tiene un planteamiento original. Es recomendable para aquellos que quieran pasar un rato divertido creando su propia música prácticamente sin esfuerzo.

 

Texto escrito por Fernando Porta

Artículo relacionado