Football Manager 2015

Football Manager 2015

[dropcap size=big]D[/dropcap]esde siempre, el fútbol en España ha sido tema de conversación más que recurrente y ­- nos guste o no – forma parte de nuestra cultura y de nuestra importancia como nación. Los éxitos pasados de nuestra selección y, sobre todo, los triunfos y repercusión que producen algunos clubes de nuestro país hacen que, en parte gracias a este deporte, en el resto de Europa y buena parte del mundo sepan que existimos más allá de las corridas de toros y la paella.

Y es que muchas veces no somos realmente conscientes de las cosas buenas que tenemos en nuestro país. Entrando sólo en el tema del fútbol, Real Madrid y Barcelona hoy en día son los clubes más importantes del mundo con diferencia absoluta. Ocupan portadas, informativos y prensa del resto de países del continente, y también otros equipos como el Atlético de Madrid o el Sevilla han ganado mucho prestigio internacional gracias a su éxito estos últimos años en competiciones como la Champions League o la Europa League.

Hablar de fútbol en España es común. Criticar a tal o cual jugador, también. Poner en duda decisiones y alineaciones del entrenador de nuestro equipo, más aún. Y justamente aquí es donde nos tenemos que detener.

La nueva entrega anual de Football Manager realizada de nuevo por Sports Interactive ya ha llegado a nosotros, y vuelve a ponernos en la misma situación que el resto de años: Si realmente crees que puedes dirigir y entrenar a tu equipo favorito o a cualquier otro, adelante, pero eso sí, las consecuencias y decisiones que se exigen en un equipo de fútbol a veces se nos escapan cuando charlamos airadamente con nuestro amigo en el bar. Las complicaciones a las que se expone un entrenador o mánager de un equipo de jugadores no son solamente la de decidir las alineaciones o vender y fichar al jugador que le apetezca.  ¿Estás preparado para asumir un reto mayor?

La corbata por las botas

Football Manager 2015Para comenzar a hablar de la base de datos que Football Manager 2015 maneja y que se compone de jugadores de todos los países, canteranos, equipos, entrenadores, cuerpo técnico, estadios, selecciones nacionales y todo lo que se nos pueda llegar a ocurrir referente al fútbol – y que encima cada año se ve mejorada y ampliada – únicamente comentaremos que es utilizada por equipos europeos de primer nivel como el Arsenal para tareas totalmente profesionales, hecho que se confirmó este mismo año por los propios empleados de algunos clubes. Así que no creo que sea necesario decir que estamos ante la base de datos más completa y perfeccionada de cualquier juego deportivo existente. Si no está en Football Manager, es porque probablemente no exista tampoco en la realidad.

Lo mismo podríamos decir de su sistema de progresión de jugadores, que sorprende por su increíble nivel de realismo. El trabajo realizado es exquisito, y aunque evidentemente los chicos de Sports Interactive no son adivinos ni pitonisos, si uno de nuestros jóvenes canteranos termina siendo una estrella mundial en nuestro equipo o en otro, es porque posiblemente lo vaya a ser también en el mundo real. Además, al igual que en entregas anteriores, el juego contará con un sistema de generación aleatoria de jugadores, donde se crearán jugadores ficticios con sus propias y únicas habilidades y progresión para que, por muchos años que avancemos en el juego, no pueda terminar nunca. La experiencia que nos propone Football Manager 2015 puede ser, si nosotros así lo deseamos, infinita, sin perder ni un ápice de realismo por el camino.

¿Pero qué es lo que nos propone realizar el juego? ¿Cuál es ese reto del que hablábamos y que tendremos que asumir? Ni más ni menos que ponernos el traje y encarnar a un mánager de fútbol, encargándonos de prácticamente todas las cuestiones deportivas, económicas y contractuales que tengan que ver con el club que nos haya contratado. Así pues, lo primero – y como novedad respecto a la entrega del año pasado – será elegir nuestro nivel de habilidad, y mediante un sencillo menú seleccionar qué tipo de mánager somos o queremos ser: uno más centrado en los aspectos técnicos y tácticos o más centrado en los aspectos humanos y de interacción o motivación de nuestros jugadores. Todos esos aspectos tendrán su repercusión en el futuro, pues el nivel de realismo en todos los apartados será abrumador.

Football Manager 2015La selección de nuestro primer equipo será importante, e incluso podemos decidir comenzar el juego en el paro y esperar a que algún equipo necesite contratar a un nuevo mánager y esperar a ver si se interesan en nosotros o damos el perfil de agrado de la directiva para ponernos a cargo del equipo en cuestión. Esta decisión será importante, pues evidentemente no será lo mismo a ninguno de los niveles seleccionar entrenar al Real Madrid o a un equipo de 2ªB. Cada uno de los conjuntos tendrá sus propios objetivos y su propia manera de trabajar, y obviamente cada uno esperará una cosa distinta de nosotros.También, por supuesto, variará el nivel de economía y de la calidad de las instalaciones de entrenamiento o del estadio. Cada equipo asume un reto y un rol dentro del mundo virtual que compone Football Manager, lo que también ayuda a fomentar más aún si cabe esa duración y rejugabilidad que parece no tener fin.

Una vez seleccionado nuestro equipo tendremos una charla con el presidente o directivo al cargo (que también son los reales) y que nos pondrán al día de la situación del equipo y de los objetivos de la temporada. También, nada más comenzar, podremos tener una charla con nuestro segundo entrenador para, básicamente, seleccionar de qué cosas nos queremos encargar dentro del equipo y de cuáles no. Y esto resulta muy importante, pues es probable que muchos jugadores potenciales de Football Manager se sientan un poco abrumados y poco receptivos a hacerse con el juego por la enorme cantidad de tareas que se deben realizar y gestionar en el juego, pero gracias a estas charlas iniciales podemos, simplemente, decir a nuestro segundo de a bordo que sólo queremos encargarnos de gestionar el primer equipo e incluso podemos relegar en él la tarea de asignar las alineaciones o hablar en las ruedas de prensa, además de no querer meter mano en los entrenamientos o los partidos de nuestros equipos inferiores de canteranos, por poner algunos ejemplos. El reto que tenemos que asumir, en este caso en los despachos, lo ponemos nosotros mismos.

Evidentemente, relegar algunos aspectos importantes del equipo a otra persona no significará que nos podremos olvidar y que todo se realizará satisfactoriamente, pues esa segunda persona encargada también tendrá su propia personalidad y su propia manera de realizar y llevar adelante sus tareas asignadas. Por supuesto, también podremos gestionar, contratar y despedir a todos los integrantes de nuestro propio cuerpo técnico. Todo en Football Manager se puede gestionar y cambiar a nuestro gusto.

La parte más importante será la de nuestro equipo de futbolistas y la alineación elegida, tácticas y forma de jugar. De nuevo, todo esto se puede gestionar a altos niveles de personalización, y ahora gracias a la nueva interfaz podremos asignar roles individuales a nuestros jugadores de manera aún más sencilla, para que cada uno realice sobre el campo la tarea que nosotros hayamos asignado y que nos parezca la más correcta. Todos los jugadores que ejerzan como mánagers se sentirán a gusto, y todos  podrán llevar a cabo la táctica y manera de jugar que prefieran. Otra cosa es que luego resulte exitosa sobre el campo o no, por supuesto.

Football Manager 2015Tampoco podremos librarnos de problemas personales internos. Jugadores que no se sienten contentos si son suplentes, otros que quieren jugar más, otros a los que no les gusta nuestra manera de dar las charlas en el vestuario, otros que quieren marcharse del equipo para afrontar nuevos retos, otros que quieren cobrar más dinero… y así podríamos tirarnos párrafos al completo comentando la cantidad enorme de situaciones que nos podremos encontrar mientras gestionamos a nuestro equipo. La sensación de estrés cuando las cosas no marchan bien y sentir la presión de la directiva y los aficionados se consigue de manera magistral, al igual que la satisfacción producida cuando por fin conseguimos que casi todos los jugadores de nuestro equipo se sientan a gusto con sus diferentes roles y los resultados positivos ayudan al buen ambiente general.

Por supuesto, los fichajes ocuparán una parte importante de la experiencia Football Manager, y también gestionaremos si así lo hemos decidido al comienzo de la partida, la venta y compra de jugadores para nuestro equipo. Dependiendo del presupuesto del que dispongamos podremos hacernos con jugadores de todo el mundo si es que el equipo al que pertenecen está dispuesto a vender o directamente a escuchar alguna de nuestras ofertas. Después también deberemos contentar al jugador en cuestión con un contrato que cumpla sus exigencias… al final, de nuevo, el realismo se apodera de este campo y podremos vivir distintas situaciones que ayudan a mejorar nuestras vivencias. Es cierto que el sistema apenas ha sufrido mejoras respecto al año anterior, y algunos aspectos podrían haber sido mejorados, pero en general la satisfacción es plena y supera con creces en este apartado a cualquier otro juego de fútbol por amplia diferencia.

Ahora nuestros ojeadores serán bastante más específicos con los informes de los jugadores que hayan estado investigando, y nos ofrecerán información adicional. También, y como novedad, veremos dos columnas con los pros y los contras que según nuestro cuerpo técnico traería la llegada del jugador en cuestión a nuestro equipo. Obviamente, en cada equipo esas opiniones serán distintas y el jugador que pueda ser muy útil para unos, puede no serlo tanto para otros por su personalidad o por su forma de jugar.

Otra de las novedades incluidas en esta entrega será la posibilidad de dar órdenes en tiempo real durante los partidos, tanto al equipo en general como a un jugador en particular. Ahora tendrá más sentido ponernos a gritar órdenes a la pantalla, siempre y cuando lo acompañemos con la selección en el menú de esa orden, de lo contrario por desgracia seguirá siendo igual de inútil dejarnos la garganta. El apartado gráfico de los partidos y los jugadores ha sufrido ciertas mejoras, aunque no demasiadas. No nos encontramos ante un motor gráfico espectacular con las físicas de otros simuladores del mercado, pero tampoco lo pretende, y a nosotros nos parece más que suficiente al no ser realmente un apartado importante en la valoración global de este producto. Otro punto positivo que aportan los humildes gráficos es que casi cualquier ordenador podrá mover el juego sin ningún tipo de problemas.

Football Manager 2015La interfaz de los menús sí ha sufrido un lavado de cara muy importante y necesario. Ya no nos encontraremos más con esos menús que en ciertas ocasiones podrían parecernos bastante cutres, y ahora, por fin, tendremos la sensación de navegar en una interfaz a la altura de todos los demás apartados que sí resultaban sobresalientes en entregas anteriores y también en la actual. Algunas opciones han cambiado de lugar, y otras han modificado la manera en que debemos realizarlas, así que los adictos a entregas anteriores tendrán que acostumbrarse durante un tiempo a esta nueva distribución, pero no resultará nada frustrante acostumbrarnos de nuevo. Los jugadores que lleguen nuevos a la franquicia, eso sí, deberán tomarse su tiempo para adaptarse al juego y a sus inmensas opciones, así como de aprender a realizar las diferentes gestiones. Desde aquí recomiendo a los nuevos jugadores que comiencen una partida para aprender a adaptarse y a investigar sobre las opciones y gestiones, para comenzar de nuevo otra partida más adelante ya definitiva una vez crean que controlan más o menos todos los apartados con soltura. Porque eso sí, el realismo que aporta Football Manager 2015 también lo notaremos en su dificultad, y es necesario tener ciertos conocimientos previos tanto de las opciones del juego como del mundo del fútbol, pues no se nos explicará prácticamente nada una vez comencemos la partida. Debes saber cómo funciona el mercado de fichajes, las inscripciones de los jugadores en las distintas competiciones, los contratos, renovaciones, posiciones en el campo… si no eres un gran aficionado al fútbol sí que el juego puede resultar demasiado apabullante y demoledor en cuanto a dificultad.

Por lo demás, Football Manager 2015 apenas presenta novedades respecto a su entrega anterior. ¿Son suficientes? Depende del tipo de jugador que seas. Si eres de aquellos que disfrutan de la experiencia y lo mantienes como videojuego de cabecera durante todo el año, seguramente las nuevas opciones y el pulido de otras te serán más que suficientes. Si no eres un jugador que dedique demasiadas horas anuales al producto, quizás sí que notes demasiado continuismo y muy pocas innovaciones, sumando a que cada uno de los juegos no tiene fin y puede resultar infinito, quizás la compra no merezca la pena y te resulte más atractivo hacerte con la versión del próximo año y seguir jugando con la versión anterior. En cualquiera de los casos, no creo que te sientas decepcionado con la opción elegida.

Football Manager 2015 vuelve un año más como mejor simulador de mánager deportivo existente. Ningún otro juego deportivo puede hacerle sombra en todo lo referente a base de datos, realismo, adicción, opciones, gestión… El único consejo existente que puede darse es que tengas mucho cuidado si te haces con la obra de Sports Interactive, pues una vez entras en el mundo de Football Manager es imposible salir.

Texto escrito por Álex Pareja.

Artículo relacionado

Análisis de Punch Club

Análisis de Punch Club

Mientras se lee este análisis, recomiendo encarecidamente buscar y escuchar «Eye of the Tiger»; es…