Hatoful Boyfriend

Hatoful Boyfriend

En el mundo, hay muchas clases de productos. Están los productos que merece la pena comprar, los productos que compras y -aunque no haya sido la mejor de tus adquisiciones- te alegras, los productos en los que te timan… y luego está Hatoful Boyfriend.

Este “juego” es simplemente una novela gráfica salida de cualquier página de internet, en la cual te intentan colar unas supuestas historias de amor que duran escasos minutos en comparación con todo el relleno que tienes que aguantar, junto con historias que no llevan a absolutamente nada y personajes sin relevancia ni interés.

Hemos estado toda la semana hablando de Hatoful Boyfriend contando cómo ha sido la experiencia. En la primera parte había algo de positivismo en este título, pero ya en la segunda se deja ver que no me ha gustado absolutamente nada. Hatoful Boyfriend es de esos juegos que desearías haber dejado pasar y simplemente dedicar tu tiempo a algo mejor. Pero ya que la experiencia se ha quedado ahí, me desahogaré bastante con este análisis en los que contaré todos los fallos que he podido observar. Y lo primero que tengo que añadir es que te puedes reír si llevas droga en el cuerpo y has jugado menos de 5 minutos.

Hatoful¿Qué es lo que me lleva a hablar con tanta ira? Pues prácticamente todo. Las palabras se me agolpan en la cabeza porque quieren salir todas a la vez, así que intentaré ir paso por paso. Lo primero de todo: el tema de que sean palomas. ¿Para qué lo han hecho? No hay más chistes de palomas fuera de algún juego de palabras, de los cuales te cansas a los dos minutos. No tiene sentido alguno el que sean palomas. Simplemente puedes poner cualquier persona y queda exactamente lo mismo. Esto me lleva a que simplemente han querido armar revuelo para que no se quede en una novela gráfica más poniendo pájaros en vez de personas, lo cual es una soberana estupidez.

Hatoful Boyfriend no es gracioso, y las situaciones extrañas son simplemente cosas raras que podrían haber sido sacadas de un anime del montón. El juego se compone de días sin sustancia ni relevancia para la historia, momentos importantes con el palomo que elijamos de acompañante, fugaces encuentros con el resto de personajes -que no tienen ningún tipo de peso si no vamos detrás de ellos- y el desenlace donde te sueltan toda la información de golpe. No une bien la historia, no cuenta de forma correcta lo que está pasando y encima los desenlaces son extremadamente predecibles, si tenemos un poco de relación con el mundillo manga.

Quiero añadir además que los retratos de las aves son fotos mal puestas para intentar hacer la gracia, y simplemente termina siendo patético, ya que en ocasiones Hatoful Boyfriend intenta plasmar una seriedad en la historia que resulta del todo incoherente con el hecho de que sean palomas. Las partes “amorosas” se ven eclipsadas por la simple razón de que estamos ante un ave con la mirada perdida.

HatofulDejando a un lado el tema de las dichosas palomas, quiero hablar además del maldito relleno entre partes “importantes”. La mayoría del juego lo único que hacemos es asistir a conversaciones sin ningún tipo de consistencia, las cuales se pierden en un mar de escenas inconexas que podemos pasar rápido y aún así, no afectará en lo más mínimo al devenir de la historia. Parece que simplemente querían hacer que perdiésemos tiempo jugando para no hacer que lleguemos a los distintos finales demasiado rápido.

Otra cosa que quiero decir es que me parece una vergüenza que se cobre a 8 euros por un título que bien podría hacer una sola persona con un programa básico para hacer este tipo de juegos en menos de un día o dos, ya que los retratos son fotos de aves que pones en Google, los escenarios son unos cuantos dibujos y la historia puedes copiarla de mil y un mangas. Esta novela gráfica no tiene nada que no tenga cualquiera que podamos encontrar por internet, y no es que tenga un puesto muy privilegiado entre ellas.

Por ejemplo -aunque no sean estrictamente novelas gráficas-, Mad Father, Ib, y The Witch’s House se centran fundamentalmente en la historia junto con ese estilo anime. Las tres no necesitan mucho más que un programa de edición y creación básico, y aún así desbancan por completo a Hatoful Boyfriend tanto en personajes, como en trama. Simplemente esos tres ejemplos consiguen enganchar mucho más, tienen varios finales bastante más originales y son completamente gratuitos. Lo único salvable de este título es la música, que es lo único que ha conseguido que siga jugando -aparte de para no hablar sin saber en este artículo-. Sus melodías es lo que ha conseguido que Hatoful Boyfriend no se lleve una nota aún peor.

HatofulEste juego es uno de esos que sirve para pasto de youtubers, ya que son ellos los que dan la chispa necesaria para que este título no resulte insoportable, y además el ridículo que emana de Hatoful Boyfriend va acorde con los comentarios que muchas de esas personas hacen. Simplemente va a ser una moda pasajera en youtube y luego pasará a mejor historia, por suerte para todos.

Dicho todo esto, me despido, no sin antes añadir que las bromas están bien, pero hay que saber hacerlas. Un chiste tiene gracia cuando todo va bien enlazado, no cuando pones un elemento ridículo en un intento de historia seria esperando que así sea mucho más cómico. Espero que os haya gustado, y os invito a expresar vuestra opinión en los comentarios.

Texto escrito por Borja Suárez.

Artículo relacionado

Análisis de Punch Club

Análisis de Punch Club

Mientras se lee este análisis, recomiendo encarecidamente buscar y escuchar «Eye of the Tiger»; es…