Lords of Xulima

Lords of Xulima

Lords of Xulima es un admirable intento de hacer un RPG clásico, intentando mezclar dos estilos distintos pero que, por desgracia, se queda a medio gas por culpa de una mejorable interfaz y de un sistema de combate totalmente descompensado.

Numantian Games, estudio independiente situado en España, ha conseguido lanzar por fin al mercado su primer título, Lords of Xulima, un juego de rol de corte clásico inspirado en las grandes leyendas del rol: Ultima y Might & Magic, claras influencias de las que bebe. El mundo 2D y 3D se mezcla perfectamente para darnos una aventura que, a pesar de ser entretenida, falla a la hora de proporcionar un desafío coherente.

En la tierra sagrada de Xúlima convivían dioses y hombres, caminando hombro con hombro para el bien mayor. Sin embargo, los primeros decidieron retirarse a las estrellas para, con el tiempo, ser olvidados. En ese tiempo, los dioses crearon una nueva orden, pero no todos estaban de acuerdo con ella. Una guerra se disputó en los cielos, dejando a los hombres ajenos a este conflicto, pero que provocó que la tierra comenzara a marchitarse. Más tarde, la desaparición del rey humano de Xúlima provocó que la tierra se transformara en un caótico páramo en el que los templos que antaño fueron creados para orar a los dioses se convirtieran en prisiones, y donde los monstruos campan a sus anchas. Sin embargo, Gólot, maestro de los sueños, decidió tener misericordia de la tierra que una vez habitó y elige a un hombre para restaurar el orden en la sagrada tierra de Xúlima.

lords-of-xulima_print_affa74La historia, que a priori puede parecer interesante, enseguida se ve perdida entre los numerosos combates que disputaremos y los largos minutos que nos pasaremos caminando entre las distintas localizaciones del juego. Es más, la mayor parte del tiempo estaremos paseando y curándonos tras cada combate que disfrutando de la gran premisa que Numantian Games había preparado para Lords of Xulima. Sin embargo, la posibilidad de poder elegir si libramos pleitesía a los dioses o les damos la espalda puede abrir paso a distintos finales… que tendremos que averiguar por nosotros mismos.

Desde el primer momento que podemos manejar a nuestro personaje –ya sea con el grupo creado por defecto para la historia o con uno a nuestra voluntad- me sentí como en casa, como si era algo a lo que ya había jugado con anterioridad. Lo primero que se me pasó por la cabeza fue que estaba frente a un nuevo Baldur’s Gate (Bioware, 1998-2001), salvando muchísimo las distancias, o junto a un nuevo capítulo de la saga Eschalon (Basilisk Games, 2007-2014) en el que exploraremos el mundo de Xúlima con nuestro grupo en una vista perspectiva, mientras viajamos a distintas ciudades, navegamos por oscuras cuevas y mazmorras y libramos numerosos combates. A pesar de la vista isométrica y de la inspiración de los títulos ya mencionados, los combates no se librarán en tiempo real si no que se acercarán más ligeramente a los primeros títulos de Might & Magic o Wizardry. Ya sea luchando contra los monstruos o humanos que veremos en el mapa en posiciones fijas o con aquellos que nos atacarán de forma aleatoria, la vista cambiará a primera persona donde, desde el punto de vista de nuestros personajes, veremos a los enemigos.

xulima 1

Los combates se suceden por turnos, muy parecido al sistema que vimos en Final Fantasy X, según la velocidad de nuestros personajes y adversarios y podemos realizar distintas acciones ya sea ataque físico, a distancia, usar hechizos, objetos o pergaminos. Tanto aliados como enemigos se dispondrán en dos filas y según el ataque que realicemos podremos llegar a la fila de atrás o antes tendremos que eliminar los que están delante para poder alcanzar los que están más alejados, aunque también tendremos habilidades –especialmente hechizos- que alcanzarán a personajes de ambas filas. Como novedad, las armas y habilidades pueden provocar distintos estados alterados como el sangrado, que hará que el enemigo reciba una cantidad de daño extra tras su turno, veneno, maldición y aturdido, que le hará perder uno o varios turnos. Sin embargo, estos estados alterados pueden perjudicarnos también a nosotros y fácilmente podemos ver caer a un miembro del equipo tras otro en cuestión de segundos.

 

Lords-of-Xulima-Desert-TowerSin embargo, esto que puede sonar como algo realmente divertido y táctico se convierte en una tortura cuando nuestros personajes comienzan a fallar cada dos por tres todos sus ataques -incluso un fallo crítico puede causarnos daños-, mientras que los enemigos encajan uno tras otro, algo realmente frustrante. Además, los menús no acompañan, siendo muy poco intuitivos a la hora de combatir, en el que los iconos, uno para cada acción, no siempre son lo que parecen ser en un simple vistazo, teniendo que hacer botón derecho para saber qué hace cada uno. Por si esto fuera poco, la descompensada dificultad del título, hacen que un juego que podría ser perfecto a nivel táctico, se convierta en un auténtico castigo en el que el powerleveling es casi obligatorio, así como mejorar el equipamiento de los personajes.

No todo en lo jugable Lords of Xulima es malo y una de las cosas que más me ha gustado es el realismo que se muestra a la hora de tener que llevar raciones mientras nos aventuremos por el mundo, necesarias para poder sobrevivir y para poder curarnos tras los combates, ya que en el momento nos quedemos sin ellas, nuestros personajes empezarán a sufrir los efectos del hambre. Como punto bueno también se añade la tarea de recolectar hierbas, que nos permitirá mejorar los atributos de nuestros personajes o incluso darnos raciones. Pero claro, estas partes buenas no compensan lo desequilibrado del juego, quedando relegado a un segundo plano.

6c3d9c2e25ed190e53199b6fc2d41e62

Lords of Xulima falla más en gráficos que en sonido. Fuera de combate, los escenarios resultan agradables a la vista, pero carentes de todo tipo de detalle. Los personajes, planos, ni siquiera cambian a la hora de mejorar su equipamiento. Pero en los combates es donde se lleva la peor parte, con unos diseños en tres dimensiones realmente feos –con una mención especial a los fungos con cara que nos encontraremos al poco de empezar el juego- con unas animaciones muy escasas. Sin embargo, debo mencionar que el diseño de las mazmorras que tendremos que explorar durante la historia es de lo mejor que he visto en muchos años, compensando lo genérico que resulta el resto. Igualmente genérico resulta el apartado sonoro, con unos temas muy poco inspirados sacados del patrón de música fantástica clásica y con efectos de sonido igual de genéricos. La escasez de voces –que sólo escucharemos durante las pocas escenas en las que el argumento avanza- demuestra lo poco cuidado que ha quedado este apartado.

Lords of Xulima es un juego que gustará a los más puristas del género que necesitan un juego de semejantes características pero que, sin embargo, le costará pasar por alto los numerosos problemas que tiene. Dicho sea esto, pongo la mano en el fuego por Numantian Games, sabiendo que en su próximo juego, sea secuela de Lords of Xulima o sea un juego completamente nuevo, aprenderán de los errores cometidos aquí que no son pocos.

Artículo relacionado

Análisis de Punch Club

Análisis de Punch Club

Mientras se lee este análisis, recomiendo encarecidamente buscar y escuchar «Eye of the Tiger»; es…