La piratería de videojuegos podría desaparecer en dos años