Routine nos propone terror y ciencia ficción a la antigua usanza