Steam exigirá que las imágenes mostradas en los juegos expuestos sean veraces