Thimbleweed Park, el heredero espiritual de Maniac Mansion

Thimbleweed Park, el heredero espiritual de Maniac Mansion

Unas lagrimillas recorren mis mejillas mientras escribo estas líneas, y también os debería de pasar a vosotros al leerlo si disfrutasteis de los juegos clásicos de LucasArts Entertainment y de la edad de oro de las aventuras gráficas. Uno de los mayores artífices de aquella época dorada fue Ron Gilbert, creador del motor SCUMM, de los dos primeros Monkey Island y de Maniac Mansion, juegos de culto y atemporales considerados el súmmum de la aventura gráfica por su humor y frescura. Ahora es cuando podéis llorar a chorros ya que Ron Gilbert junto a Gary Winnick -otro que tal baila- han abierto una campaña de crowdfunding en la siempre recurrente Kickstarter para sacar adelante su nuevo proyecto Thimbleweed Park, una aventura gráfica que bebe de los clásicos juegos de antaño point and click y heredero espiritual de Maniac Mansion. Y bien, ¿de que trata el juego?

 

manThimbleweed Park es la curiosa historia de dos detectives que son llamados a investigar un cadáver que se encuentra en un río a las afueras de una gran ciudad. En el juego tendremos la oportunidad de cambiar entre cinco personajes -Dolores, Ransome el payaso y Franklin- que serán jugables mientras descubrimos el oscuro, satírico y extraño mundo de Thimbleweed Park. Perdida a lo largo de un tramo de carretera polvorienta, la ciudad una vez se jactó por tener un lujoso hotel, un bullicioso distrito de negocios y la fabrica de almohadas más grande del estado, pero ahora está al borde del olvido y continúa existiendo sin un motivo real. Esta es la ciudad y el contexto en el que nos sitúa el juego para adentrarnos y conocer a los locos personajes que nos esperan en él.

Lo más llamativo del juego es que recupera el aspecto gráfico y jugable del point and click que caracterizó a las aventuras gráficas creadas con SCUMM, acercándose a lo retro con el píxel como reclamo, ellos denominan su juego como abrir un viejo y polvoriento cajón de una mesita olvidada, y descubrir que en el fondo hay un juego de aventuras de LucasArts al que nunca has jugado, llenando tu cara con una sonrisa y desatando una ola de nostalgia en el interior.

maniac

Para poder completar el proyecto piden una deleznable cantidad de 375.000 dólares y a cada minuto que pasa, su meta está más cerca. ¿Conseguirán los medios para terminar el juego? Sin duda proyectos de este estilo hacen que los sentimientos afloren y nos devuelve a tiempos mejores, los desarrolladores han apostado sobre terreno seguro y desde aquí no nos extraña que superan por mucho el dinero que piden. Como bien decía Fry de Futurama: Shut up and take my money.

Artículo relacionado