Valve busca que la Realidad Virtual requiera menos potencia