Dragon Age II, la pequeña y convulsionada Kirkwall

  • Laura Luna

    A mí me gustó DAII, sin embargo. En él conocí a Zevran e Isabela, de mis personajes preferidos de la saga. Actualmente estoy jugando al Inquisition, que retransmito en ocasiones en mi cuenta de Twitch (twitch.tv/lauralunalu , por si un día te animas). Cuando lo complete, os contaré qué tal.

  • Aun recuerdo bien la emoción con la que acabé Dragon Age Origins, las expectativas que tenía para Dragon Age 2 y como fueron cayendose conforme iba llegando material promocional hasta desaparecer al jugar a la demo del juego. Aún así lo jugué de lanzamiento, pero para mi la magia ya se había ido. No es un mal juego, pero si uno muy decepcionante, en especial para ser de Bioware.

    Sus cambios en el combate no me gustaron nada, y su diseño de niveles y combates tampoco. Muy inferior a la primera parte y demasiado ocupados en buscar la espectacularidad.

    Yo solo encuentro dos cosas que estén a la altura de su nombre. Su elenco de personajes y su segundo acto. El conflicto con la sociedad Qunari me encantó, y me hizo creer que el juego podía llegar a lo que prometía en principio. Pero luego su tercer acto para mi lo estropea todo. Apresurado, lleno de cosas que ocurren porque si y desdibujando por completo a los personajes para asegurarse de tener monstruos finales en un juego que no los necesitaba.

    El mal sabor de boca que me dejó hizo que perdiese el interés en las continuaciones, aunque quizá le de una oportunidad a Inquisition en algún momento.

    El que si recuerdo con mucho cariño, porque no esperaba nada y me acabó gustando mucho, fue la expansión Awakening.