Impresiones de Risen 3: Titan Lords

Impresiones de Risen 3: Titan Lords

“Despojado de mi alma, mis recuerdos y todo aquello que he amado excepto mi fiel espada, desembarqué en la playa de Taranis. Delante, toda una ínsula por explorar, un mundo lleno de aventuras y un objetivo: recuperar mi alma. Detrás, el camino que no se ha de volver a pisar y un vórtice en el cielo que me recuerda aquello que me ha sido arrebatado por las criaturas demoníacas”

Una épica y pirática banda sonora nos introduce en la beta de Risen 3: Titan Lords. La tercera entrega de la famosa saga de Piranha Bytes – también conocida por Gothic–. Después de dos entregas muy polémicas – Risen en 2009 y Risen 2: Dark Waters en 2013-, la última parte de esta trilogía nos sorprende gratamente con varias e interesantes novedades en cuanto a la jugabilidad y la exploración.

Nuestra aventura empieza en la isla de Taranis, en la que el protagonista desembarca, despojado de su alma y acompañado por lo que parece un espíritu llamado Mendoza. Desde el mismo momento en el que pisamos la arena de la playa, tenemos total y absoluta libertad para hacer lo que queramos, cuando sea propicio, como deseemos. Aunque no tenemos un objetivo claro, ya que no hay ningún tipo de indicación ni marca en el minimapa, pronto descubriremos lo que está pasando en la Isla y en el mundo. Como siempre en los videojuegos, suele estar claro que personajes nos van a dar información relevante sobre nuestras misiones o sobre la historia y cuales van a hablarnos de sus irrelevantes vidas. En cuanto hablemos con una especie de mago que hay en la playa así como con algún personaje más, nos explicarán la situación de la Isla.

Risen 3: Titan Lords

Pese a que las posibilidades de exploración y el gran territorio que podremos investigar durante el juego será mucho más amplio, en la beta únicamente podremos visitar la parte central de la isla de Taranis; pero en ella, encontraremos un campamento de magos que han construido para luchar contra las fuerzas del mal y para poder almacenar y usar unos cristales que extraen mediante unas minas subterráneas. Planteada la situación del mundo de Risen 3: Titan Lords y la motivación de nuestro personaje, podremos decidir cuál es nuestro primer paso en Taranis.

Lo más óptimo para el desarrollo del personaje y de la historia es hablar con los NPC que encontramos por la isla. En las conversaciones, podremos disfrutar de varias opciones de dialogo, los cuales darán lugar a diferentes situaciones. Pese a que el árbol de respuestas resulta completo y bastante interesante, la compañía no se ha esmerado en demasía ni en las expresiones faciales ni en las entonaciones de los dobladores de los personajes –aunque probablemente puede deberse a que se trata de una beta- . En nuestras manos queda si seguimos las indicaciones de los habitantes de la ínsula o si exploramos la isla a nuestro antojo, una opción muy sugerente e interesante ya que Taranis estará llena de elementos con los que interactuar y objetos que recolectar.

Además, cabe destacar dos nuevas mecánicas muy importantes introducidas en esta tercera parte y que favorecen notablemente la posibilidad de explorar el mundo: en Risen 3: Titan Lords, podremos saltar y nadar. Dos acciones muy frecuentes en los juegos pero que introducirán una nueva dimensión en la saga. Aunque no se trata de ninguna innovación en el género, sobre todo los saltos otorgan la posibilidad de una mejor exploración y de idear mejores estrategias para el combate. Esperemos que la compañía aproveche esta nueva mecánica y no ponga paredes invisibles que nos impidan saltar a cualquier sitio para investigar.

La tentación de explorar la preciosa isla ha sido tan grande que la primera vez que he jugado a la beta no he podido evitar investigar los bosques plagados de lagartos, cocodrilos, extrañas aves, panteras y sobrenaturales criaturas sacadas de mundos de fantasía. Ya que los niveles de los enemigos no están equilibrados con los del protagonista, nos podemos encontrar con bestias que no podamos matar o contra las que tengamos que hacer uso de todo nuestro arsenal y toda nuestra habilidad para derrotarlas.

Risen 3: Titan Lords

Y esto nos lleva directamente al plato fuerte de Risen 3: Titan Lords, el combate. Como buen RPG, la base sobre la que se cimienta la diversión, el entretenimiento y la dificultad del juego son los combates y la jugabilidad. Pese a que la esencia del combate es simple y radica en atacar, bloquear y esquivar, estará complementado con diversos complementos tales como pistolas, magia, armas arrojadizas y demás. Otra introducción en el combate es la posibilidad de encadenar ataques, llamados ‘chain attacks’, y hacer ataques poderosos. Tantos nuestros ‘chain attacks’ como los de los enemigos que usen espada, servirán para cortar ataques y serán muy útiles para sobrevivir a las batallas. Después de jugar en normal para poder disfrutar y ver detalladamente todo lo que ofrece el juego, el combate me ha parecido sencillo ya que solo tiene esas tres acciones; aunque para mi gusto son combates divertidos y espectaculares en cuanto a los movimientos.

En cuanto al resto de armas y habilidades, todavía no se pueden disfrutar mucho al tratarse de una beta, pero está claro que el combate y las posibilidades que ofrece hacen del combate de este juego un gran atractivo. (Podrías hablarme de cómo afectan las armas y las habilidades al combate. ¿Mucha variedad aunque sea una beta? El árbol de desarrollo también sería interesante.)

Al tratarse de un RPG, otro aspecto básico para tener éxito y para dar la oportunidad a cada jugador de tomar el camino deseado, es la evolución del personaje. Al subir de nivel podremos asignar una serie de puntos a las especializaciones que creamos convenientes para nuestra forma de jugar. Tendremos que decidir entre cuerpo a cuerpo, a distancia, inteligencia/astucia, influencia, dureza/resistencia, destreza, magia y espíritu.

Será tan importante el aspecto físico o mágico para el combate como la influencia y el carisma para dialogar con los NPC, ya que es posible que si no somos suficientemente hábiles con nuestro lenguaje los personajes podrán negarse a darnos una respuesta o a prestarnos su ayuda; situación en la que no quedará más remedio que desenvainar nuestra espada y cortar por lo sano. Estás acciones influirán en nuestra relación con el mundo y con las distintas facciones que puede haber.

Risen 3: Titan Lords

Además de los atributos, dispondremos de una serie de habilidades o “skills” que nos podrán enseñar los maestros, mejorando aspectos particulares del uso de armas, objetos o magias. Podremos mejorar nuestra habilidad con armas y aumentar, por ejemplo, la probabilidad de crítico o el daño. Y posiblemente aumentará el uso de hechizos o la cantidad de munición disponible.

En cuanto al apartado gráfico, el juego no destaca excesivamente y tiene algunas texturas poco cuidadas pero que en una visión global dan lugar a unos escenarios muy llamativos y unos paisajes preciosos. Es una verdadera lástima que el juego no haya salido en la nueva generación y esperemos que la compañía no cometa el error de intentar hacer una nueva versión que se vea un poco mejor. Un aspecto gráfico y físico que si me gustaría resaltar es el agua del mar –no así la de los lagos y ríos en el interior de la isla– la cual me ha dejado gratamente sorprendido; y es que hacer un agua realista y con un buen movimiento en un videojuego, es muy difícil por la cantidad de partículas en movimiento que tiene el agua real. En Risen 3: Titan Lords, consiguen que el aspecto físico, el movimiento y los reflejos sean muy realistas, así como la sensación de nado de nuestro personaje mientras el agua del mar sube y baja.

Risen 3: Titan Lords

No hay mucho más que decir sobre la beta y esperemos que los pequeños errores que tenía hayan sido ya corregidos en la versión final que ya está en el mercado. Espero que estas pequeñas y humildes impresiones os ayuden a decidir si tenéis dudas este nuevo título de Piranha Bytes. Para aquellos que les guste tener una referencia a la hora de saber cómo es un juego; tengo que decir, con una gran ilusión y como alabanza, que el juego me ha recordado mucho a The Witcher 2: Assassins of Kings (CD Projekt RED, 2011), uno de mis videojuegos favoritos en el aspecto de combates y mecanicas.

Sin duda,  Risen 3: Titan Lords es un juego muy prometedor que seguro destacará dentro del género de los RPG y que tarde o temprano estará en mi colección de videojuegos. Esperemos que tengan el éxito que se merece y que la historia, que es lo que menos se muestra en la beta, esté a la altura del resto de características que ya hemos visto.

¡Hasta la próxima y recordad que la vida pirata es la vida mejor!

Texto por Montxo Nuez

Artículo relacionado