Por qué hay que jugar a Dead Synchronicity