Recordando a Diablo II

Artículo anteriorEl físico sí importa
Siguiente artículoLas "perras" independientes