Todos los juegos de Sony en el E3 corrían en una PlayStation 4