La posición de Nintendo respecto a la realidad virtual