Tribuna Nostálgica #05 The Lost Vikings

Tribuna Nostálgica #05 The Lost Vikings

Los videojuegos pueden tener desde un protagonista a un centenar, todo depende de la historia y del género, como pasa en cine y en literatura. Si la narración lo requiere, el autor puede mostrar una misma historia desde infinitos puntos de vista, enriqueciendo todavía más el argumento. La diferencia entre cine, literatura y videojuego es que en estos últimos somos nosotros quien suele llevar al protagonista, haciendo imposible que veamos la historia desde varios puntos de vista a la vez. Cosa que sí permite el género cinematográfico por ejemplo, dividendo la pantalla.

Aun así, como he mencionado antes, hay géneros que se adecuan mejor a que haya varios protagonistas que otros. En una aventura gráfica nos parece de lo más normal que dos o más personajes interactúen entre ellos para resolver los distintos puzles, en los juegos de acción táctica podemos pasar de un personaje a otro e incluso en los de estrategia llevamos a centenares de soldados dispuestos a combatir. En cambio, nadie se imaginaría un juego de plataformas donde podamos llevar a más de un personaje, hablando siempre de un solo jugador, nos parecería algo totalmente incontrolable.

Seguramente algunos argumentarán que estoy diciendo una falacia, hará pocos años el maravilloso Trine ya demostró que esto era posible. Y les doy la razón, Trine nos permitía controlar tres personajes en un juego de plataformas y combinar sus habilidades para resolver obstáculos pero muchos años antes ya hubo un juego que nos permitió controlar hasta tres personajes en un juego de plataformas. Ese juego era The Lost Vikings.

Ya en 1992, Silicon & Sinapsis, la que sería la futura Blizzard Entertainment, rompió esquemas presentándonos un juego que combinaba plataformas con puzles y en la que podías controlar hasta tres personajes. Es más, era necesario combinar las habilidades de los tres para poder avanzar. Trine fue un gran juego, pero realmente no fue más que una puesta al día de The Lost Vikings, siendo casi, su sucesor espiritual.

the-lost-vikings-01Lo que nos ofrecía The Lost Vikings era algo nunca visto, un juego de plataformas donde primaba más nuestro ingenio que nuestra habilidad con los controles. Además, se nos daba la oportunidad de controlar tres personajes diferentes con sus propias habilidades únicas. Antes, algunos juegos del género habían ofrecido varios personajes, pero ninguno nos obligaba a combinar sus habilidades para poder finalizar el nivel. Es cierto que apenas un año antes se habían visto cosas como Lemmings o Gobliiins, donde combinábamos habilidades de diferentes personajes, pero tenéis que pensar que eran géneros distintos. En dichos juegos se nos permitía pararnos unos segundos y pensar qué hacer, en The Lost Vikings, no. En todo momento, nuestros héroes podían morir.

No obstante, antes de empezar a hablar de la jugabilidad, pasemos a ver su historia y descubramos por qué tres vikingos han de cooperar para sobrevivir en una nave extraterrestre. En plena era vikinga, Erik, Baleog y Olaf son tres vikingos que viven apaciblemente en su aldea junto a sus familias hasta que un día aparece el malvado alienígena Tomator. Este último es el líder del imperio Croutonian y tiene como hobby capturar toda clase de vida para después enjaularla en su zoo particular, con la mala suerte de que se interesa por los tres vikingos. Como no podía ser de otra manera, Erik, Baleog y Olaf no asumirán estar encerrados de por vida en una jaula miserable, su espíritu guerrero se lo impide, además de que desean volver con sus familias. Así que uniendo las habilidades de los tres, consiguen romper los barrotes y escapar de su cautiverio. Su misión será escapar de la nave alienígena y volver a casa, pero ninguno de ellos lo podrá conseguir por su cuenta. Los tres vikingos tendrán que unir sus fuerzas o morirán en el intento.

Como podemos ver, el argumento es realmente curioso. En resumidas cuentas, tres vikingos son abducidos por un alienígena loco que lo único que desea es crear su propio zoo con especímenes de toda la galaxia conocida y los tres protagonistas deben escapar. Aunque el argumento puede parecer un poco chorra, la verdad es que está muy bien pensado. Ya nos deja ver que el juego es en tono humorístico, se nos explica por qué son tres los protagonistas y, además, nos da una excusa para que éstos estén en territorio desconocido y deban unir fuerzas.

the-lost-vikings-02Y aquí, como he comentado unos párrafos antes, es donde encontramos la intríngulis del juego. Pues reconozcámoslo, como plataformas no es gran cosa, pero es que la gracia está en combinar las habilidades de Erik, Baleog y Olaf además de tener que darle al coco. Erik, por ejemplo, puede saltar, correr y romper muros con su casco, Baleog es el guerrero del grupo y el único capaz de eliminar enemigos con su arco o espada y, por último, Olaf tiene su escudo, así que de los tres será él el encargado de bloquear los ataques enemigos, además de que su escudo le permite planear pequeñas distancias. Si uno no conoce The Lost Vikings, podría pensar que lo más fácil podría ser escoger a Baleog y empezar a dar tortas a diestro y siniestro, que para eso es el tipo duro. Pues como se os ocurra hacer eso, ya os digo que duraréis menos que un caramelo en la puerta de un colegio.

Todos los niveles están diseñados para que se tengan que usar los tres personajes, es más, como muera uno de ellos, tendremos que volver a repetir todo el nivel aunque con los dos restantes podamos continuar. El requisito indispensable para poder continuar es que los tres vikingos lleguen a la salida, así que nada de pegar cuatro brincos con Erik y dejar a los otros dos atrás. Esta es una de las gracias del título, pues muchos niveles consistirán en buscar caminos alternativos para cada vikingo, siendo muy fáciles para unos y realmente difíciles para otros.

Otra de las particularidades del juego es que no vemos toda la pantalla, como buen juego de plataformas, tiene scroll. Así que tendremos que ir con cuidado y ver dónde dejamos a nuestros vikingos restantes mientras controlamos a uno de ellos, pues el juego continúa pese a que no veamos lo que ocurre. Si un enemigo ataca a uno de los vikingos que no estamos controlando, este será herido e incluso podrá morir, así que antes de pasar de un vikingo a otro tendremos que estar seguros de que los dejamos fuera de todo peligro.

Aunque el juego explicado así puede parecer difícil -que lo es- la verdad es que toda la dificultad está en los puzles. Todos los niveles están diseñados con cabeza, todo está donde debe estar y nada sobra. Si hacemos las cosas bien y con lógica, siempre habrá un lugar seguro para dejar a nuestros vikingos, si empezamos a saltar como locos e ir sin pensar, moriremos una y otra vez, aunque sea un plataformas, priman los puzles antes que la habilidad. Hay que destacar que los puzles realmente están bien pensados, antes de resolverlos nos pueden parecer imposibles, pero una vez tengamos la solución incluso no daremos una palmada en la frente por no haber visto antes una solución tan obvia.

Esta jugabilidad tan bien equilibrada junto a un planteamiento tan novedoso hizo que The Lost Vikings arrasara en todos los sistemas en los que fue lanzado: Amiga, Amiga CD32, PC , Mega Drive , Super Nintendo y PlayStation. Pues reconozcámoslo, aunque estaba muy bien a nivel sonoro y gráfico, no era lo mejorcito que podíamos encontrar en la época, pero esta unión entre puzle y plataformas era adictiva. Uno quería seguir y seguir hasta finalizar el próximo nivel, de un total de 37. Cuando uno estaba con este juego decía aquello de, “un nivel más y lo dejo”, llegando hasta altas horas de la madrugada.

De hecho, el éxito de este juego fue tal que pocos años después hubo una secuela. Esta secuela seguía exactamente el mismo planteamiento que el anterior, añadiendo alguna que otra habilidad nueva a nuestros héroes. Realmente esta secuela fue curiosa pues para Super Nintendo tuvo el mismo aspecto gráfico que la anterior, en cambio para Sega Saturn, PlayStation y PC tuvo un aspecto totalmente diferente. También se ha de comentar que sigue siendo uno de los juegos mas queridos de Blizzard. Erik, Baleog y Olaf incluso llegaron a aparecer en World of Warcraft a modo de cameo.

the-lost-vikings-03Si sois aficionados a los puzles y los plataformas este es vuestro juego, os dará horas y horas de diversión mientras os estrujáis los sesos pensando cómo resolver este o aquel puzle. Además que ahora no tenéis excusa, hace escasos días que la propia Blizzard lo regaló desde su plataforma Battle.net.

Artículo realizado por Blog Game Museum

Artículo relacionado