Opinión

¿Han perdido los juegos musicales el compás?