El infame E.T. de Atari empieza a dar beneficios