“Los movimientos de PlayStation y Nintendo eran predecibles”