Un antiguo trabajador de Konami nos pide que sigamos confiando en ellos