El CEO de Capcom Europa pasó miedo jugando al Resident Evil 7