Creador de Gran Turismo demuestra su pasión en Nürburgring