Un curioso bug convierte Bloodborne en un juego de niños