Un curioso bug convierte Bloodborne en un juego de niños

Un curioso bug convierte Bloodborne en un juego de niños

Primero y ante todo informar que estoy en contra de cualquier tipo de artimaña para rebajar la dificultad de Bloodborne. Apenas me gusta farmear ecos de sangre para conseguir nivel y equipo, por si me paso de la raya y hago que la experiencia sea más sencilla de como debiera. Bloodborne es un juego que merece la pena ser jugado como es debido, y para ser sinceros, merece mucho la pena.

Dicho esto, pasemos al bug en cuestión, que desaconsejo totalmente hacer uso de él: tanto por la experiencia de juego, como por el curioso proceso que necesita. Este bug, descubierto por el usuario de Reddit Meatballz, se activa dejando el juego en activo durante al menos 12 horas -por lo visto también funcionaría dejando al juego suspendido, mucho más aconsejable para la salud de la consola, y para la factura de la luz-. Pasado ese tiempo, los jefes finales dejan de usar la mayoría de sus ataques, en especial los más agresivos y rápidos, usando prácticamente su ataque básico y poco más.

El motivo de que ocurra esto no está muy claro, y la posibilidad más clara es una falta de memoria después de tener la PS4 tanto tiempo activa. A pesar de que existen vídeos demostrando la enorme rebaja de dificultad de los jefes tras este bug, prefiero no mostrarlos para evitar spoilers. En cualquier caso es muy posible que este nuevo bug se corrija en el próximo parche, esperemos que junto con acortar un poco los tiempos de carga.

Como curiosidad no está mal, pero como dije al principio, un juego como este no merece rebajarse tanto. Sobre todo teniendo en cuenta que existen otras formas de hacer Bloodborne más llevadero, manteniendo en cierta forma el espíritu del juego: farmear ecos para subir de nivel, mejorar armas y demás, o invocar a otros cazadores.

Artículo relacionado