ESCAPE Dead Island nos devuelve a la locura de Bonai