Para Forbes, The Division se autodestruye por sus problemas técnicos

The Division