Gearbox ha invertido más en Battleborn que los dos Borderlands juntos