Guerrilla está ocupada con Horizon pero no se olvida de Killzone