Konami quiere mucha pasta para el próximo Metal Gear