La importancia del entorno en Final Fantasy XV