La que se atribuna -Capítulo 2-: Un Knuckles hormonado, la paridad en Gotham y una tasa de framerate en París