“Las consolas de sobremesa morirán tarde o temprano”