El Dualshock 4 recibirá un competidor, el Revolution Pro Controller