Mass Effect 4 inyecta sangre nueva en su equipo

Mass Effect 4 inyecta sangre nueva en su equipo

La opera espacial de la generación. Una epopeya que hechizó a millones de jugadores con el destino de todo el universo entre sus manos. El comandante Shephard y su tripulación se embarcaron en un viaje sin retorno que ya no volverá en la nueva generación pero sí una nueva historia que promete volver a traernos toda lo que nos enamoró de la aventura de Bioware.

Por delante, tienen la necesidad de igualar el alto listón que dejó la trilogía original y para eso necesitan el mejor equipo que EA -y el dinero- puede conseguir. Frostbite ha sido un paso en el camino pero las últimas incorporaciones al equipo, con una amplia reputación en la industria, parece que van en la dirección correcta.

El primero de los galácticos de Bioware es Chris Schlerf. Antes que un apellido impronunciable, es el lead writer de Mass Effect 4 desde noviembre de 2013 y nativo de New Jersey, trabajando como guionista desde hace casi 20 años. Su trabajo más importante en la industria videojueguil ha sido Halo 4 con 343 Studios. Se define como alguien  <<que escribe para los personajes. Para mí, es siempre lo que hace a los personajes conmoverte y qué historias puedo contar a través de estos que conectarán con el público. Da un espejo a la experiencia de los jugadores, sin sentarles únicamente como meros observadores.>>

Los demás han estado rondando por la industria bastantes años. Chris Wynn, director de desarrollo senior, empezó como modelador 3D y animador hasta que se trasladó a producción donde a trabajado en la franquicia Gears of War. Fabrice Condominas, productor,  empezó como diseñador en Francia para trabajar poco después como diseñador jefe en LucasArts y EA hasta llegar a Bioware de la mano del multijugador y el DLC Omega de Mass Effect 3. Ian Frazier, diseñador jefe, empezó intentando recrear Ultima 5 con el motor de Dungeon Siege hasta que descubrieron su talento y le cogieron para el desarrollo de Kingdom of Amalur Reckoning, entre otros. Los demás miembros del equipo no se quedan cortos: Joel  McMillan -director de arte-, Mac Walters -director creativo-, Mike Gamble -productor- y Yanick Roy -director del estudio- forman un conjunto envidiable, mostrando a una Bioware que quiere enseñar músculo para no decepcionar a unos jugadores que se quedaron un poco fríos después del final de la trilogía original y el parche-extensión que no aclaró nada.

Por ahora, demos voto de confianza. Bioware tiene el mérito de haber creado una de las odiseas más grandes de la historia de los videojuegos. Nada hace presagiar que puedan fallar otra vez.

Texto escrito por Fernando Porta.

Artículo relacionado