El mensaje sobre la diversidad religiosa de los desarrolladores cambia en el último Assassin’s Creed