Meridiem Games también se atreve con Dead Synchronicity