Neil Druckmann defiende la diversidad en los videojuegos