Not a Hero nos traerá sangre y destrucción pixelada