El nuevo juego de los Cazafantasmas no pinta mal