Omega Labyrinth, un juego con un par de buenas razones