Para Pachter, los anuncios de Sony en el E3 no tienen importancia