La era de Playstation 3 fue una pesadilla para Yamauchi