Prey 2, crónica de una muerte anunciada