El protagonista de Vampyr nos muestra su lado más oscuro