Sony está invirtiendo una pasta en grandes juegos para PlayStation VR