Sony intenta recuperar en Japón el esplendor de la época de PS3